• Desde el final de la Guerra Civil hasta mediados de los años 50

guerra_civil.jpg_
Continúan las tendencias más tradicionales del teatro español, aunque se advierte la búsqueda de otras formas teatrales como puede ser el teatro existencial. Ya en los años 40, comenzó a escribirse un teatro de humos más intelectual.

En estos años las obras teatrales, al igual que en la novela, se orienta hacia un teatro social (también llamado denuncia y protesta) ya que surge un nuevo público, en su mayoría universitario, que piden otro tipo de teatro, así aparecen obras que abordan temáticas relacionadas con la injusticia social y la alineación. En ellas el autor adopta siempre una actitud de denuncia. Tras la gu

Posguerra:

Al terminar la Guerra Civil los principales dramaturgos como Valle-Inclán y Lorca habían muerto y otros como Alberti tienen que exiliarse, con lo que queda reducida la producción a las últimas obras de Benavente, Arniches, etc. Las principales obras que se representan son comedias extranjeras y en general de poca calidad, salvo excepciones porque están al servicio de un público burgués que lo que intenta es olvidar problemas. Como instrumento de diversión el cine le lleva ventaja al teatro y esta es otra de las razones de la crisis del teatro.

El teatro de la primera posguerra cumplió basicamente dos funciones: entretener, pues el publico preferia el espacimiento a la evocación de la tragedia reciente, y transmitir ideología. Asi se negaron las a portaciones más relevantes de la posguerra; se estableció un férreo control sobre las obras nuevas y los repertorios, ocasionando el consiguiente autocensura de los dramaturgos. Pese a ello la actividad teatral fue muy abundante, aunque en general mediogre. En toda esta producción cabe señalar las siguientes tendencias:


  • La comedia burguesa.

  • La comedia de la década de los 60.

  • El teatro humorístico.


Vuelta a "Teatro después del 36"