05baeza_cl.jpg


-Generación del 98


Es el nombre con el que se ha agrupado tradicionalmente a un grupo de escritores, ensayistas y poetas españoles que se vieron afectados por la crisis moral, política y social acarreada en España por la derrota en la Guerra Hispano-Estadounidense y la pérdida de Puerto Rico, Cuba y las Filipinas en 1898.
Todos los autores y grandes poetas englobados en esta generación nacen entre 1864 y 1876 .
Se inspiraron en la corriente de crítica del canovismo , llamado así por Cánovas del Castillo(político del siglo XIX) denominada regeneracionismo y ofrecieron una visión artística en conjunto en La generación del 98.
Estos autores comenzaron a escribir en una vena juvenil hipercrítica e izquierdista que más tarde se orientará a una concepción tradicional de lo viejo y lo nuevo. Sin embargo, siguió la polémica: Pío Baroja y Ramiro de Maeztu negaron la existencia de tal generación, y más tarde Pedro Salinas
José Ortega y Gasset
distinguió dos generaciones en torno a las fechas de 1857 y 1872, una integrada por Ganivet y Unamuno y otra por los miembros más jóvenes. Su discípulo Julián Marías , utilizando el concepto de generación historica, y la fecha central de 1871, estableció que pertenecen a ella:
la afirmó, tras minucioso análisis, en sus cursos universitarios y en un breve artículo, siguiendo el concepto de "generación literaria" definido por el crítico literario alemán Julius Petersen
.


SUS CARACTERÍSTICAS:

Autores


Críticas

La crítica al concepto de generación fue realizada inicialmente por Juan Ramón Jimenez en un curso dictado en los años 50 en la Universidad de Puerto Rico (Río Piedras), y luego por un importante grupo de críticos que va desde Federico de Onís, Ricardo Gullón, Allen W Philips, Yvan Shulman , y termina con las últimas aportaciones de Jose Carlos Mainer y Germán Gullón entre otros. Todos ellos han puesto en duda la oposición del concepto de generación del 98 y de modernismo.

Centros de reunión


Benavente y Valle-Inclán presidían tertulias en el Café de Madrid; la frecuentaban Rubén Darío, Maeztu y Ricardo Baroja. Poco después Benavente y sus seguidores se fueron a la Cervecería Inglesa, mientras que Valle-Inclán, los hermanos Machado, Azorín y Pío Baroja tomaban el Café de Fornos. El ingenio de Valle-Inclán le llevó luego a presidir la del Café Lyon d'Or y la del nuevo Café de Levante, sin duda alguna la que congregó a mayor número de participantes.