LA NOVELA DESPUÉS DE 1975

Tras la caída del Régimen franquista, la literatura Española se vio más liberada y surgieron numerosos estilos y cambios en los ya existentes.
En 1975, con la muerte del General Franco, comienza en España la llamada Transición. Para muchos intelectuales la muerte de Francisco Franco no produjo grandes cambios. Éstos habían venido produciéndose paulatinamente durante los años 60. En el año 1985 España se convierte en miembro de la Comunidad Económica Europea y pasa a formar parte de un fondo cultural occidental europeo. Hay un replanteamiento de la modernidad en un país que había permanecido aislado durante cuarenta años.

En Mayo de 1976 aparece el periódico "El País " . Se revoluciona el mundo de la prensa con sus artículos de opinión. También ve la luz la revista "Interviú". En 1977 se suprime la censura de los espectáculos y esta da paso a lo que popularmente se llama "el destape". En un país en el que durante cuarenta años no se habían visto desnudos en el cine o la televisión el fenómeno del destape produjo una auténtica revolución en el mundo del espectáculo, que acabó degenerando en producciones de baja calidad hasta que en los años 80 quedó relegado a unas pocas producciones hasta que desaparece a finales de esta década. La creación del Ministerio de Cultura supone una ayuda con subvenciones para la difusión de la cultura y que ésta llegue a un gran espectro social. Este ministerio carece de ideología definida. Entre los años 1983 y 1986 aparece "La Movida Madrileña". Es cultura en su más amplio sentido: el cine con Almodóvar, el diseño, la música, la literatura. Este fenómeno comenzó como un movimiento anti-cultural; pero acabó siendo aceptado por toda la sociedad. Surgió en Madrid, pero pronto se difundió por todas las regiones españolas siendo más o menos aceptada o rechazada, y, a veces, contraatacada por otros movimientos culturales provenientes de la periferia española.

En el mundo occidental se vive una crisis de valores a la que España no es ajena. El presente es dominante y no hay memoria histórica. El hombre necesita una información continuamente actualizada. Así aparece el sincretismo que es, ni más ni menos, la reutilización del arte tradicional vulgarizando sus valores. Si a todo esto unimos la aparición de una clase media próspera y con poder adquisitivo vemos una desacralización de la cultura por el comercio. El autor ya no crea un libro sino que el libro es algo que la editorial le pide. La editorial es una multinacional que busca su beneficio en la cadena de producción. Dentro de las diferentes creaciones artísticas la novela es la que mejor se adapta. La crisis produce una evolución de formas híbridas. El lector crea las exigencias y el novelista busca la referencia en las necesidades de aquel. El lector de este momento tiene una actitud de divertimento y quiere una historia bien escrita que le divierta, exótica, con intriga, misterio, que caracteriza a toda época de decadencia.



La Novela Histórica

La restauración democrática supuso una revitalización del género, que se enriqueció con una temática más diversa. Iniciaron esta corriente autores como Jesús Fernández Santos con Extramuros (1978), Cabrera, sobre los prisioneros franceses de la Guerra de la Independencia o El griego, sobre el famoso pintor cretense afincado en Toledo Doménikos Theotokópulos "El Greco", o como José Esteban, que en El himno de Riego (1984) refleja las meditaciones del autor de la revolución española de 1820, horas antes de ser ejecutado y en La España peregrina (1988) escribe el diario de Torrijos y pasa revista a los otros emigrados liberales españoles en Londres bajo el punto de vista de José María Blanco White.

José María Merino , por otra parte, escribió una trilogía de novelas históricas destinadas al público juvenil entre los años 1986 y 1989 formada por El oro de los sueños, La tierra del tiempo perdido y Las lágrimas del sol, en que desarrolla la historia del adolescente mestizo Miguel Villacel Yölotl, hijo de un compañero de Cortés y una india mexicana. Posteriormente, algunos autores se consagraronJesus_Fernandez_Santos.jpg especialmente al género, como Juan Eslava Galán , Terenci Moix , Arturo Pérez-Reverte , Antonio Gala o Francisco Umbral . La aportación de Fernando Savater fue una novela epistolar sobre una de sus aficiones, Voltaire, titulada El jardín de las dudas. Incluso autores más veteranos echaron su cuarto a espadas, como Miguel Delibes, que se acercó a la inquisición y el protestantismo español en el siglo XVI con la novela El hereje, o Gonzalo Torrente Ballester, que con Crónica del rey pasmado se aproximó humorísticamente a la España del joven rey Felipe IV. Entre la nueva generación de autores de novela histórica españoles podríamos destacar, también, las incursiones en el género de aventuras de León Arsenal, o la extensa biografía dedicada al héroe germano Arminio y a su Batalla del bosque de Teutoburgo, de Artur Balder, reconstrucción con no pocas influencias de Robert Graves y los inevitables anecdotarios de los historiadores romanos como Tácito.Jesús Fernández Santos Fuente: http://es.wikipedia.org/wiki/Novela_hist%C3%B3rica


La Posmodernidad

Los importantes cambios políticos y sociales de los años ochenta no sólo en España, en toda Europa, hicieron surgir una nueva forma de pensamiento conocida como posmodernidad . Se caracterizó por la fusión de géneros y los habituales juegos del autor con referencias conocidas por el lector para construir textos sorprendentes, así como que se reescriba una obra literaria consagrada por la tradición, como ocurre en el relato "La monarquía" de Quim Monzó , en el que el autor reinventa la historia de "La Cenicienta".
También es muy propio el humor y la ironía, como en el poema "La llamada" de Luis Alberto de Cuenca

postmodernidad

La Novela Experimental

· Época de experimentación y búsqueda de nuevas formas expresivas.
· Se investiga sobre nuevas posibilidades del lenguaje.
· Autores y obras importantes: Luis Martín Santos (Tiempo de silencio); Juan Goytisolo (Señas de identidad); Gonzalo Torrente Ballester (La saga/fuga de J.B.)
Inaugurada con la publicació n de Tiempo de Silencio (1952) de Luis Martí n Santos, donde se utilizan la segunda persona narrativa y se diseñ an personajes individualizados, dicha novela supondrá un cambio con respecto a la narrativa anterior: a partir de ahora, los escritores empezará n a preocuparse por las té cnicas narrativas, surgiendo así la novela experimental. Se tratará de una experimentació n formal y tendrá generalmente las siguientes caracterí sticas: • Argumento de poca importancia, salvo las anécdotas • Personajes reducidos excepto el protagonista, cuya importancia se resalta con el monólogo interior • Espacio impreciso y tiempo desordenado, con utilización de flash-backs • Estructura compleja, con varias historias a modo de contrapunto, final abierto, etc. • Tratamiento del narrador: o bien omnisciente, o no hay (objetivismo), o en 1ª o 2ª persona, y con varios puntos de vista • Estilo complicado, con sintaxis alterada, lenguaje coloquial y juegos ortográficos y tipográficos Además de Martín Santos, otros autores importantes de este periodo serán Juan Marsé con Últimas tardes con Teresa (1966) o Si te dicen que caí (1973), Juan Benet con Volverás a Región (1968), e incluso podemos incluir la obra de Cinco horas con Mario (1966) de M. Delibes.

n. experimental

Paradigmas Novelísticos


El primer paradigma que se observa es el de la novela del novelar. En el se plantea y se analiza el problema de la creación literaria, como ya habíamos visto con Unamuno y las Vanguardias. Se transforma así en una obra de coherencia interna alejada de la realidad y sólo con sentido en sí misma. Su máximo exponente es Gonzalo Torrente Ballester con Fragmentos de Apocalipsis y La saga /fuga de J.B. Sus libros se van creando a la vez que el lector va leyendo la obra pero no llega a formar parte de ella. El universo de la novela se forma así mismo. Por ejemplo: en la saga/fuga de J.B. que se desarrolla en un ambiente rural de Galicia donde una de sus riquezas son las lampreas, los habitantes del pueblo se alimentan de dichos animales que cocinan de diversos modos; pero también, de vez en cuando, algún habitante del pueblo cae al río y las lampreas se lo comen, con lo cual se forma un círculo vicioso. Esto hace que veamos a los habitantes del pueblo como aislados de la realidad y de nosotros los lectores. También existe un tipo de novela social y comprometida con Miguel Delibes y sus novelas Los Santos Inocentes o El Disputado Voto del Señor Cayo.


La Novela de Intriga


Encontramos de nuevo a Manuel Vázquez Montalbán con la serie de novelas de su detective Pepe Carvalho es un atípico detective privado de personalidad rica, compleja y contradictoria, cuyas aventuras han servido al autor para retratar, y a menudo criticar, la situación política y cultural de la cambiante sociedad española de la última mitad del siglo xx. Por ejemplo, el proceso autodestructivo del Partido Comunista en los primeros tiempos de la transcición se describe en Asesinato en el comité central, la caída del felipismo en los años noventa es el telón de fondo de El Premio, o el discutido proceso de transformación de Barcelona con motivo de las Olimpiadas de 1992 está presente en Sabotaje Olímpico. La saga de Carvalho tuvo su punto final con la publicación póstuma de Milenio Carvalho, donde el protagonista, acompañado de su inseparable Biscuter, se autoimpone una última aventura en forma de vuelta al mundo que acaba convirtiéndose en una mirada amarga y melancólica sobre la situación sociopolítica mundial y el paso del tiempo.

Curiosidades [editar]

. Como característica principal podemos destacar que se cambia el modelo de novela negra americana de pulcro investigador por un investigador carente de ética que investiga en los bajos fondos. Debemos destacar aquí la impresionante Beltenebros de Antonio Muñoz Molina. Novela negra de espionaje basada en los momentos más duros de la dictadura de Franco, con un trasfondo internacional. Esta novela está a caballo entre la novela histórica y la negra, y, como hemos dicho más arriba, prima la ficción sobre el hecho histórico.

En los últimos años se ha producido la aparición de novelas que se basan en las nuevas generaciones: Historias del Kronen, en la que vemos la vida de los jóvenes de los años 90, hastiados de una vida que les ofrece todo sin esfuerzo, de José ángel Mañas. O la novela Héroes de Ray Loriga.
Son policíacas. Fueron de poca calidad hasta que las cogen grandes maestros como:
  • Vázquez Montalbán , que escribe •Los mares del sur (personaje=Pepe Carballo)
  • Eduardo Mendoza.
  • Pérez Reverte, reconvertido del periodismo, que escribe •La tabla de Flandes.
  • Antonio Muñoz Molina : •El invierno en Lisboa.


La Novela Neorrealista


Tras el cansancio por la experimentación, se recuperará la importancia de la trama argumental y de la intriga; el realismo será entendido sólo como un mero marco del personaje; se tenderá al intimismo y al existencialismo, recuperando temas y tópicos románticos; y se utilizarán técnicas formales variadas como el uso de la 3ª persona, o de la 1ª o la 2ª, el monólogo interior, la elección entre narración lineal o desorden cronológico, etc. Una obra clave de este periodo será La verdad sobre el caso Savolta (1975) de Eduardo de Mendoza, narrada desde tres puntos de vista diferentes: el protagonista en primera persona, el narrador omnisciente, y documentos del juicio en el que se investiga el caso.

Autores más destacados en la novela después de 1975


-Fernando Savater
-Manuel Vázquez Montalbán
-Arturo Pérez-Reverte
-Antonio Gala
-Jesús Fernández Santos