Indice:

La novela después del 36

El franquismo

El final de la Guerra Civil (1936-1939) dio paso a la dictadura del general Franciso Franco. En los ámbitos cultural y artístico desaparece el esplendor característico de principios del siglo XX.
Estos años coincidieron con la Segunda Guerra Mundial (1939-1945). Al finalizar se constituyeron dos grandes bloques: el capitalista y el nacionalista.
En España estos años estuvieron marcados por una profunda crísis económica y un férreo aislamiento social, lo que llevó a algunos escritores a adoptar un enfoque social y crítico.
A partir de los 60, esta situación mejoró y, en el plano social, tuvieron lugar los primeros movimientos reivindicativos frente al régimen del general Franco.
Ya en los 70, el régimen empezó a dar muestras de debilidad, y finalizó con la muerte de Francisco Franco en 1975.
Estos años estuvieron marcados por la experimentación.

La literatura durante el franquismo (1939-1975)

La dictadura puso fin de manera abrupta a la llamada Edad de Plata, que trajo consigo una literatura que intentaba expresar el horror y la angustia.
A finales de los años 40, la difícil situación económica de la posguerra desembocó en el nacimiento de la literatura social, que abordaba problemas colectivos como la pobreza, el hambre o la desigualdad.
En los años 60, la mejora de la economía y el cansancio de literatura social desembocaron en la búsqueda de nuevos modelos. Se vió influida además, por el "boom" hispanoamericano, protagonizado por autores como Gabriel García Márquez o Mario Vargas Llosa.

La novela de los años 40

La publicación de "La familia de Pascual Duarte", de Camilo José Cela, marcó el tremendismo (Nueva tendencia que aborda los aspectos más sórdidos de la realidad).

Otra obra relevante fue la novela "Nada" de Carmen Laforet en ella se expresa el sinsentido de la existencia, simbolizado en un ambiente asfixiante y mezquino en una familia de clase media.

La novela social de los años 50

Ana María Matute
Ana María Matute

La realidad interumpió en la narrativa y los autores emprendieron el cultivo de la novela social.
Los rasgos de la novela social son:
-El narrador intenta reflejar los hechos con objetividad. "El Jarama" (Rafael Sánchez Ferlosio).
-Protagonista colectivo.
-Descripción con intención crítica que alcanza gran importancia en la narración.

Entre las novelas de los años 50 destacan: "Las Ratas" de Miguel Delibes, "Entre visillos" de Carmen Martín Gaite o, "La primera memoria" de Ana María Matute.

La novela experimental de los años 60

La publicación de "Tiempo de silencio" (1962) de Luis Martín-Santos, supuso el comienzo de la novela experimental.
Se renovó la técnica narrativa y abandonó la estética realista. Se dieron más importancia al lenguaje y a la estructura que al argumento, se adoptó un punto de vista múltiple y se indagó en sus personajes a través del monólogo interior.

Destacan "Cinco horas con Mario", de Miguel Delibes; "Oficio de tinieblas 5", de Camilo José Cela y "La saga / fuga de J. B.", de Gonzalo Torrente Ballester.

Características de la novela de la posguerra

  • oposición de los planos de tiempo, espacio y mente
  • variedad en la perspectiva
  • participación activa del lector
  • juegos expresivos con fines estéticos y conceptuales
  • desintegración de la estructura narrativa
  • paralización del desarrollo temporal
  • mezcla de lo real y lo mítico
  • combinación de las personas narrativas
  • mezcla de registros idiomáticos
  • creación de nuevos términos, entre otros.



"El Camino", de Miguel Delibes




Panorama general de la literatura de posguerra.

La literatura española posterior a 1936 atraviesa momentos difíciles debido a la situación histórica que se estaba viviendo (Guerra civil, 2ª Guerra Mundial, conflictos ...). Los temas sociales siguen ocupando un lugar importante como antes en la Generación del 98 o en la Generación del 27. El escritor estaba ante un panorama desolador ya que debido a la guerra civil la situación cultural era penosa. Sin embargo, pronto va a aparecer una literatura cargada de angustia existencial donde el tono dominante va a ser el escepticismo ante la vida (Sartre). Sería la década del 40 al 50 y las obras representativas son:

Novela: -"La familia de Pascual Duarte", de Camilo José Cela (1942).
-"Nada", de Carmen Laforet (1945).

Poesía: -"Hijos de la ira", de Dámaso Alonso(1944).

Teatro: -"Historia de una escalera", de Antonio Buero Vallejo (1949).

Todas estas obras destacan por su brusquedad y dureza ya que aparece una España destrozada tras el desastre de la guerra.